El crecimiento de la pobreza en Estados Unidos

Stephen Lendman / 21 de septiembre de 2010

El Censo estadounidense recientemente difundido informa “Sobre los ingresos, Pobreza, y la Cobertura del Seguro médico en los Estados Unidos: 2009 ″ que descubre un problema creciente, como también reflejan otros datos del gobierno. El Ministerio de Trabajo habla de un paro en torno al 9,6%, pero que sería del 22% se lo calculamos en base al del año 1980.

Con América en plena crisis económica, el nuevo informe del Censo presagia que será mucho peor en adelante, con un congreso y un presidente que hacen poco para remediarlo. Brookings Institution Isabel Sawhill dice que se espera un empeoramiento más que la situación mejore. Otros datos confirman este problema económico.

En el informe de septiembre de la Reserva Federal se muestra que el capital propio descendió en 1,5 billones de dólares, debido a que 0.9 billones de dólares pasan a acciones corporativas ordinarias y se produce una reducción de 0.7 billones en la propiedad de los fondos de pensiones. En general, los activos financieros totales disminuyeron de 1,7 billones de dólares a 43,7 billones, una tendencia que parece va a continuar durante un tiempo.

El 15 de septiembre, RealtyTrac dice:

El número de viviendas embargadas alcanzó un máximo histórico el pasado mes (agosto): 95.364 embargos, aproximadamente un 2% más alto que el pico observado en el mes de mayo de 2010.

Según su presidente, James J. Saccacio:

La tendencia creciente al número de viviendas que pasan a propiedad de la banca alcanzó su máximo en agosto… No se puede ocultar un empeoramiento en la propiedad de la vivienda, el peor desde los años 1930, no mostrando señales de mejora. Una de cada siete hipotecas dejó de ser pagada, aunque probablemente sean más.

El 9 de septiembre, los periodistas de Bloomberg, Bob Willis y Vincent Del Giudice decáin en los titulares: Se produce un descenso en los créditos al consumo concedidos:

21,6 mil millones es la cantidad concedida en préstamos a los americanos, lo que confirma la tendencia. El crédito al consumo cayó un 10% en la tasa interanual, pasando en julio de 2,5 billones, según un reciente estudio publicado por la Reserva Federal… La tasa era cinco veces mayor de lo esperado por los pronósticos de los economistas. El crédito cayó por sexto mes consecutivo, la serie más larga desde 1991.

A principios de agosto, El Ministerio de Agricultura estimaba en 40.8 millones los norteamericanos que precisaban de vales de comida, lo que supone un aumento del 19% en un año, un aumento que ya se mantiene durante 18 meses consecutivos.

En enero de 2010, Feeding America (FA, antes de la America’s Second Harvest) confirmaba el problema creciente en su informe “ Hambre en América, 2010”.

Desde 2005, se ha producido un aumento del 27%, de modo que un octavo de los norteamericanos no tienen la comida asegurada. Son 14 millones de niños y tres millones de adultos, y estas cifras crecen a medida que la economía se debilita.

El Centro Nacional sobre Hogar&Pobreza, estima que son más de tres millones de norteamericanos los que cada año pierden su hogar, incluidos 1,3 millones de niños. Lo que puede complicarse debido a la pérdida del empleo. A veces es una emergencia sanitaria lo que les hace perder su hogar.

En julio, la Asociación Nacional para la Educación de Niños sin Hogar y Juventud (NAEHCY) y First Focus establecía en aproximadamente un millón de estudiantes sin hogar. Basado en datos del Ministerio de Eduación, se ha elevado en más de un 40% desde el curso escolar 2006-07.

Desde mediados de 2007, la riqueza doméstica ha descendido 13,9 billones de dólares, otra tendencia inquietante, confirmando el avance de la pobreza.

El Informe de la Oficina del Censo estadounidense

El 16 de septiembre, la Oficina del Censo reveló que la pobreza estadounidense se elevó a 43.6 millones en 2009, un aumento de 3.8 millones con respecto al año pasado – el incremento más grande desde las primeras estimaciones de 1959. Estos nos muestra que la 7ª parte de los norteamericanos están en situación de pobreza, el dato más alto desde 1994. Los norteamericanos negros e hispanos son los más afectados, siendo del 25,8% y del 25,3%, respectivamente.

La pobreza infantil también creció, pasando del 18 al 20,7%, una quinta parte de los niños, pero según el Instituto de Política Económica (EPI), era la cuarta parte a finales de 2009. Entre los negros es un tercio, y aproximadamente la misma cantidad entre los hispanos.

La Oficina calcula los ingresos alternativos y la medida de la pobreza en dos categorías:

– una basadas en las medidas NAS de la National Academy of Sciences Panel on Poverty and Family Assistance, del año 1995
– La otra en Effect of Benefits and Taxes on Income and Poverty.

Los críticos, sin embargo, dicen que las cifras del gobierno subestiman la gravedad de la crisis, y hasta la Bureau confiesa que los umbrales oficiales fueron desarrollados hace más de 40 años. No han tenido en cuenta la creciente inflación; otros gastos como cuidado de los niños, transporte, matrículas, gastos médicos, así como el estancamiento de los ingresos. Además, el coste de la vida varía mucho de un lugar a otro del país, entre regiones grandes y pequeñas y entre zonas rurales y urbanas.

Para una familia de cuatro personas, el umbral oficial de la pobreza está situado en unos ingresos anuales de 22.050 dólares anuales, una cifra muy alejada de la realidad. Por ejemplo, una familia de cuatro personas en Peoria, Illinois, necesitan al menos 42.900 dólares anuales para estar por encima del umbral de la pobreza. En Chicago son 49.000 dólares y en Nueva York, 72.000 dólares.

La Bureau también excluye a 2,4 millones de presos, que residen la mayor parte en clínicas de ancianos y otros centros de atención, los estudiantes que viven en las escuelas, los inmigrantes indocumentados, itinerantes y familias o individuos obligados a desplazarse por motivos económicos.

Según David Johnson, de la the Bureau’s Housing and Household Economic Statistics Division dice:
Si el estado de pobreza de las familias fuera determinado por sus ingresos,de forma individual, la pobreza se situaría en el 44,2%., pero se reduce a un 17% si se hace de forma conjunta.

Los ingresos y las estimaciones de pobreza también son brutos, excluyendo ventajas no monetarias, en parte provistas por el empleador, pero descontando la parte correspondiente a costa del empleado. . Sin embargo, la renta personal disponible, después de ingresos, nómina, ventas, propiedad, y otros impuestos revela un nivel de pobreza mucho más alto que las cifras de la Bureau, y una crisis mucho más grave parece recaer sobre millones de personas, situadas por debajo del verdadero umbral de pobreza.

El informe entero de la Bureau es deprimente, pero incluso cuando se dice que un tercio de los americanos tienen ingresos por debajo de 45.000 dólares, una familia de cuatro personas debe hacer verdaderos sacrificios para mantener un nivel básico.

Si tenemos en cuanta la cobertura del seguro médico, se subestima otra vez la gravedad del problema, ya que la gente sin seguro ha aumentado al 16,7% en 2009, cuando era del 15,4% en 2008, contabilizándose en 50,7 millones de personas, que crecen de forma imparable.

La cobertura bajó a 253,6 millones de personas en 2009, cuando era de 255,1 millones en 2008, por un descenso en el seguro médico privado, que cayó en 6.5 millones de personas. Hay más de 7.5 millones de niños no asegurados, siendo el porcentaje más alto entre los negros y los hispanos.

La reforma de la asistencia médica no mitigará el problema. Según el doctor Olveen Carrasquillo de Médicos para un Programa de Salud Pública Nacional:

La Bureau pasó por alto el problema del seguro, siendo un problema creciente, que amenaza con seguir creciendo. No tener seguro médico, o tener un seguro con poca cobertura, es una fuente de tensión entre las clases humildes, lo que explica la mala situación sanitaria de este sector de la población. Los nuevos datos indican que 14,1 millones de niños y 25 millones de adultos tenían un ínfimo seguro médico, o sin acceso a los servicios sanitarios.

Las subvenciones oficiales según la nueva ley de salud no es suficiente para proporcionar la calidad y la cobertura económica adecuada a la mayoría de los norteamericanos. Varios millones permanecerán no asegurados, infraasegurados y sin atención.

Obamacare enriquece a los abastecedores, sin que se encuentre una solución de este problema enorme para la mayor parte de las personas, y en años sucesivos serán mayores, ya que los gastos se elevan exponencialmente y suponen más carga para los trabajadores.

El crecimiento de la pobreza crea un estado deplorable de las cosas, lo que acerca a Norteamérica al nivel de los países del tercer mundo. Millones de personas se encuentran en esta situación ya. La austeridad fiscal acelera el proceso, cuando es precio un estímulo. La Tesorería & Alimentos no pondrán el dinero suficiente para saciar todas las bocas.

http://dissidentvoice.org/2010/09/growing-poverty-in-america/

Anuncios