Jan Svankmajer

Habiendo realizado varias docenas de películas y recibido docenas de premios, Jan Svankmajer, nacido en 1934, es quizás el cineasta checo vivo más célebre. Pero es más popular en el extranjero que en su propio país. A pesar de ser aclamado por la crítica, su trabajo nunca ha tenido el reconocimiento del público checo.

Quizás muchas de sus películas están dirigidas al estómago y son difíciles de entender. La mezcla de imágenes de pesadilla, de comedia y alegorías de las secuencias de animación, está de alguna manera más allá de los esquemas tradicionales de comunicación. Sus películas son imprevisibles, con rápidos cambios de humor, irónicas y carentes de patetismo. Se produce emoción, personajes ligados a sus deseos y perversiones, nada agradables. Si hay una secuencia que parece tener una lógica, se envuelve en el absurdo en la siguiente secuencia. Es toda una alegoría, tan comprensible como lo pudiera ser un cuadro de Dalí.

Svankmajer fue muy conocido en el años 1960, cuando realizó algunos cortos que fueron muy aclamados. Quedó impresionado el jurado del Festival de Cannes de 1965, considerándole el principal artista surrealista checo, pero la mayor parte de sus principales películas las realizó a partir de la invasión de 1968. A mediados de los años 70 fue excluido de la dirección, aunque con posterioridad esta decisión fue revisada. En la década siguiente se ganó la aclamación internacional con sus versiones de E.A. Poe, que le inspiraron muchos cortos, por ejemplo Moznoti dialogu, Las posibilidades del diálogo, 1982.


Sus cortos posteriores incluyen Comida, de 1992, una enigmática alegoría, no exenta de humor, sobre el consumo, que no da una imagen de la comida nada convencional. ¿Por qué deberías detenerte después de terminar de comer un plato cuando se lo puedes lanzar al camarero, o incluso un poco de ti mismo?

Sus películas no son explícitamente políticas, y sus temas son generalmente universales. Está fascinado por los deseos y las necesidades físicas, principalmente el sexo y la comida, que tiende a retratar de forma animal, de un modo ligeramente repugnante. Sus héroes parecen más animales que humanos, comen más que conversan.

Las películas de Jan Svakmajer incluyen adaptaciones de clásicos literarios. En 1988 realizó quizás su película más popular, Neco z Alenky, distribuido como Alice, un cuento surrealista para adultos en forma de pesadilla o de fantasía en la que se recrea la Alicia del País de las Maravillas. No sólo es una película muy imaginativa, sino que también es fiel a la novela de la que se nutre, tratando de capturar la lógica del sueño. Lekce Faust, Fausto, 1994, convierte la tragedia en una meditación casi muda, repetidamente interrumpida por un original juego, reimaginando la farsa mediante la utilización del hombre-marioneta.

Spijlenci slasti, Los conspiradores del placer, 1996, se concentra en varios caracteres controlados por sus fetiches. Casi mudo, es una extraña comedia de formas que se enroscan, siendo quizás la más polémica de sus películas. Otesánek, 2000, es una fantasía inspirada en un viejo cuento checo. Su última película, Silení, 2005, está basada en las historias de E.A. Poe y el Marqués de Sade.

Fuente: http://www.prague.net/jan-svankmajer

ALICE

LAS POSIBILIDADES DEL DIÁLOGO

Anuncios

1 Comment

Los comentarios están cerrados.