Boicot, desinversiones y sanciones contra Israel

Stephen Lendman / 7 de septiembre de 2010

En julio de 2005, una coalición de 171 organizaciones de la Sociedad civil palestinas creó el movimiento BDS Global, “Boicot, Desinversión y Sanciones contra Israel Hasta que se Cumpla con el Derecho internacional y los Principios Universales de los Derechos humanos” para los territorios ocupados de Palestina, los árabes de territorio israelí y los refugiados palestinos.

El Instituto Reut situado en Tel-Aviv (RI) proporciona “la toma de decisiones estratégicas en tiempo real” y el apoyo en áreas de seguridad nacional y política socioeconómica. Su reciente informe titulado “La Flotilla de Gaza: El Colapso del Cortafuegos Político de Israel” nos dice que sigue trabajando. Continúa a la reciente “ creación de un cortafuegos político” contra Israel “y la deslegitimación del desafío ,” recomendando el sabotaje y el subterfugio contra el crecimiento de las fuerzas globales , no como una solución equitativa, lo cual rechaza.

Concentrándose ahora en la Flotilla de Gaza, llamó a esto “la punta del iceberg” y que intenta junto con el movimiento BDS y la conferencia de Durban contra el racismo causar “un daño tangible y significativo a Israel.” Nada menciona de las décadas de ocupación por parte de Israel, y de los delitos de guerra y contra la humanidad.

Claramente tienen una intención, “ la de deslegitimar a ciertos movimientos a fin de precipitar su colapso, inspirándose en el derrumbamiento del Apartheid africano y de la Unión Soviética. Hacen un llamamiento a un desafío mundial, sistémico y político, culpando a dos fuerzas principalmente:

– el Iran/Hamas/Hezbollah “Red de Resistencia;” y

– la “Red de Deslegitimación” situada en ciudades como Londres, Bruselas y San Francisco.

Su “” estrategia que se adapta constantemente requiere que Israel adopte “un tratamiento sistémico completo” contra el desafío al que se enfrenta.

RI (Instituto Reut) dio su versión del asalto a la Flotilla de Gaza, expresamente contra el buque nodriza Mavi Mármara, un “incidente grave llevado a cabo por miembros de la fundación turca IHH, que atacaron a las fuerzas israelíes con cuchillos y barras metálicas, y en algunos casos con armas. En la confrontación, nueve soldados israelíes fueron heridos y nueve activistas turcos murieron.”

Un artículo más reciente decía lo que ocurrió, no lo que dice el posterior revisionismo del Instituto Reut.

Los comandos israelíes (asesinos entrenados), planearon y ejecutaron un ataque premeditado en aguas internacionales contra activistas humanitarios no violentos, desarmados, cuando pretendían entregar artículos esenciales para los palestinos de Gaza — tratando de romper el cerco de Israel, que les quiere asfixiar y privar de lo más básico.

RI no vio el delito, concentrándose en cambio en el ultraje mundial, incluso en las demostraciones antiisraelíes en docenas de ciudades importantes, en el aumento de los esfuerzos de la coalición BDS, en las investigaciones internacionales, y en la “percepción de una fuerte cooperación entre ciudadanos árabes de Israel y la Resistencia y Redes de Desligitimación.” Turquía también “explotó” el incidente, “ahondando en la crisis con Israel.”
Israel creó dos comisiones rogatoria, una presidida por el General de la Reserva Giora Einland, y otra por el Juez del Tribunal Supremo Jacob Turkel, ambas destinadas a esclarecer lo ocurrido, pero que el Instituto Reut no admitirá diciendo:

Las conclusiones de ambos comisiones reflejan un modo de pensar que crea una confusión en torno a lo ocurrido en la Flotilla de Gaza, decisiones tomadas por técnicos en estrategia de naturaleza política. La comisión se centra en las acciones razonables decididas por funcionarios en base a las leyes vigentes, las normas y prácticas aceptadas.

Además, RI contesta su propia pregunta, “basada en una metodología del análisis de política sistémica y en un marco conceptual para oponerse al desafío de deslegitimación … para contribuir al entendimiento del significado estratégico del acontecimiento y sugerir principios que prevengan acontecimientos similares en el futuro.”

Lo que RI quiere decir es que hay que impedir el ultraje mundial, las acciones que dañen los intereses israelíes, no sus delitos repetidos de guerra, contra la humanidad, y los ultrajes en alta mar. Se preocupa en cambio del nuevo desafío debido al crecimiento de:

– “La sofisticación creciente de Hamas, su eficacia y su lógica de ‘La Red de Resistencia’” , que pretende precipitar el colapso de Israel en su expansión, que se beneficia de una ocupación impopular, promoviendo su deslegitimación, y practicando una táctica asimétrica contra civiles israelíes; y

– la evolución de la Red de Deslegitimación, pretendiendo pintar a Israel como un estado paria, ganando apoyo entre “la élite progresiva liberal Occidental (por) una variedad de medios apuntados en el ocultamiento de sus intenciones verdaderas.”

En años recientes, la Resistencia y las Redes de Deslegitimación han creado conexiones capaces de acelerar la dinámica siguiente:

– “Promoviendo el paradigma de un estado;” y

– Frustrando la capacidad de Israel de contener o negar la legitimidad de Hamas y Hezbollah.

Todo esto lleva a “un ataque sistémico y sistemático contra el modelo político y económico de Israel, que ha tenido ya consecuencias estratégicas y puede hacerse permanente de ser ignorado o inadecuadamente dirigido.” Además, Israel no ha desarrollado una respuesta eficaz a este desafío.

Hamas ganó “en agilidad” a partir de 2006, tras la victoria electoral. “La rigidez” israelí siguió con políticas incapaces de cambiar las posiciones de Hamas o precipitar su fallecimiento. “Al contrario, Hamas fue creciendo en fuerza” a pesar de sitio impuesto por Israel y la operación Plomo Fundido. Continuamente se adapta a las nuevas circunstancias, “demostrando una lógica estratégica relativamente clara … reforzando su estado local e internacional” y su capacidad de promover la deslegitimación israelí.

La Flotilla de Gaza y otros planearon “la última manifestación de un ataque sistémico y sistemático” para minar la legitimidad de Israel con el apoyo considerable de la campaña de BDS, una guerra de baja intensidad contra funcionarios israelíes, y el efecto de la Comisión de Goldstone.

La Flotilla era “una colaboración entre Hamas y la Resistencia y Redes de Deslegitimación. La participación de Turquía era lo que marcaba la diferencia” Además, la capacidad de sus organizadores de ganar el apoyo de la élite progresista Occidental convirtió el asalto de Israel en un “acontecimiento global y políticamente explosivo.” RI lo llamó un “choque de marcas,” Israel salió derrotado a los ojos de la opinión mundial.

En efecto, pero no tanto como dice. Todavía el RI concluye que el cortafuego de Israel se erosiona porque no es visto como “un esfuerzo por la paz, consecuentemente y francamente destinada a terminar con el control de los palestinos, o el alivio de su situación humanitaria en Gaza.”

Israel no entiende la gravedad de la amenaza de deslegitimación, y no ha puesto su empeño en ello. La campaña que lo promueve seguirá, quizás en nuevas formas. Los impulsos del RI que se oponen  de forma estratégica a la “sistemática deslegitimación y sus procesos catalizadores”, así como a la adopción de un:

compromiso … consecuente y honesto de terminar con el control … de los palestinos, avanzando en los derechos humanos (al menos retóricamente), y promover la mayor integración y la igualdad para sus ciudadanos árabes ….”

“Hay que crear una red de lucha”, dice RI. Hay que realizar un intenso trabajo diplomático que se enfrente a la deslegitimación , desarrollando una red, creando una nueva imagen, y contratando a la élite progesista liberal. El objetivo es deslegitimar a los deslegitimimadores y el movimiento BDS”.

Ante el desafío “deslegitimador” el informe recomienda el sabotaje y el subterfugio contra el crecimiento de sus fuerzas. Quizás ahora cedan en su intento, pero no lo suficiente. Omitieron el derecho de retorno a Jerusalén Este, capital de Palestina, la lógica de una solución para el estado palestino, la renuncia al conflicto, una admisión de delitos israelíes de guerra y contra la humanidad, responsabilidad para los culpables, desmilitarización como una demostración de la buena fe, legislación que concede igualdad de derechos a los ciudadanos israelíes, una fecha de finalización de la ocupación, una entrega al imperio de la ley, y restitución para compensar a las víctimas durante décadas de delitos y daños destructivos.

Salvo un cambio fundamental, la deslegitimación israelí prevalecerá sobre las medidas poco entusiastas, más retóricas que efectivas, que es lo que llevan haciendo durante décadas.

Stephen Lendman vive en Chicago. Ponte en contacto con él en: lendmanstephen@sbcglobal.net. También visita su sitio blog y escucha La Hora de Noticias de Investigación Global los lunes RepublicBroadcasting.org a partir de las 11:00-1PM tiempo Central estadounidense para discusiones de la vanguardia con invitados distinguidos. Todos los programas son archivados para su fácil escucha.

http://dissidentvoice.org/2010/09/global-bds-against-israel-is-working/

Traducido del inglés por Zenón

Anuncios

3 Comments

  1. tanto ierael como los eeuu,han comenzado a derrumbarse por su autodegradacion,como paso en la historia con muchas culturas se auto destruyeron,gracias a dios estamos asistiendo al principio del fin de estas dos nefastas sociedades cuyos maspreciados vakores(claro aparte del dinero y del poder) son las mentiras goebbelianas, el menosprecio por los denas,la arrogancia,la sobervia,la discriminacion sistematica,el racismo,la crueldad,el sentimiento de impunidad,y su etrne y falsa victimizacion y encima jerarquizada,
    por dios que sea cuanto antes el mundo civilizado no los tolera mas;este era el pueblo elegido por DIOS O ES OTRO HOLOCUENTO NO PAUSIBLE DE REVISION????

  2. egún informa la agencia EFE, los cuatro hombres detenidos hace más de un año acusados de querer atentar contra una sinagoga y un centro judío de Nueva York dijeron el lunes que fue el FBI el que los incitó a participar en esos supuestos ataques con la falsa promesa de recibir dinero en efectivo.

    Durante una vista que tuvo lugar en el Tribunal Federal de White Plains, en el estado de Nueva York, la jueza Colleen McMahon, escuchó los argumentos de los acusados para solicitar su puesta en libertad bajo fianza.

    Sus abogados defendieron la inocencia de sus clientes y aseguraron que éstos sólo quisieron participar en los ataques frustrados cuando un agente encubierto del FBI les prometió a cambio 250.000 dólares en efectivo y varios vehículos.

    Los delitos de los que se acusa a James Cromitie, Davis Williams, Onta Williams, y Laguerre Payen, son conspiración e intento de utilizar armas de destrucción masiva en EEUU, así como de intentar la compra y uso de misiles antiaéreos y el asesinato de oficiales y funcionarios estadounidenses.

    Si la justicia les declarara “culpables” se enfrentarían a condenas que podrían conllevar cadena perpetua.

    Según la cadena de televisión local, la abogada de Williams, Susanne Brody, aseguró que los acusados no tenían predisposición a hacer daño “antes de que el Gobierno se involucrara” y que “si entonces no eran un peligro, tampoco lo son ahora”.

    Los acusados fueron detenidos el 20 de mayo de 2009 en el barrio neoyorquino de El Bronx, después de haber sido supuestamente “vigilados” durante meses por el FBI y otras fuerzas de seguridad.

    James Cromitie fue señalado el cabecilla del grupo, según había informado el responsable de la Policía de Nueva York, Raymond Kelly, quien detalló que eran “delincuentes de poca monta” que querían hacer la “yihad” en EEUU.

    Los “sospechosos” fueron detenidos poco después de colocar lo que ellos creían que era un explosivo en el maletero de un automóvil ante una sinagoga del barrio de Riverdale, en El Bronx, y otras dos bombas falsas en el asiento trasero de un vehículo estacionado en otro centro judío cercano.

    La selección del jurado para el juicio tendría que haber empezado la semana pasada pero fue retrasada después que la jueza interrumpiera el proceso al considerar que los fiscales estaban reteniendo documentación clave para la defensa.

    Luego del frustrado intento de “ataque antisemita”, del cual se acusa a los detenidos denunciantes, en junio pasado, se produjo un supuesto ataque al Museo del Holocausto en EEUU realizado por un hombre supuestamente asociado a los grupos supremacistas blancos.

    El nuevo episodio “terrorista” sirvió para activar de nuevo la “amenaza antisemita” vinculada con grupos de la “derecha racista” declarados por la inteligencia oficial como la “mayor amenaza” a la seguridad nacional. Todo ensamblaba con la nueva hipótesis de “terrorismo” lanzada por el gobierno de Obama.

    El plan con el “peligro antisemita”

Los comentarios están cerrados.