KOYAANISQATSI


TÍTULO ORIGINAL Koyaanisqatsi – Life Out of Balance

AÑO 1982

DURACIÓN 87 min.

PAÍS Estados Unidos

DIRECTOR Godfrey Reggio GUIÓN Godfrey Reggio, Ron Fricke, Michael Hoenig MÚSICA Philip Glass FOTOGRAFÍA Ron Fricke REPARTO Documentary PRODUCTORA IRE Production GÉNERO Documental

Koyaanisqatsi es un documental. También es un concierto visual de imágenes acompañadas con la inolvidable música de Phillip Glass. Aunque no existe un argumento en el sentido tradicional, hay un escenario definido. La película comienza en una antigua cueva de América con dibujos originales, mientras que se escucha el canto de la banda sonora de “Koyaanisqatsi”, que es un término indio Hopi que significa “la vida alejada del equilibrio”. La película utiliza la fotografía durante extensos periodos de tiempo, contraponiendo la cámara lenta para hacer comparaciones entre diferentes tipos de movimiento físico. En uno de los primeros ejemplos, vemos las formaciones de nubes en movimiento (acelerado) intercalado con un montaje de las olas del mar (retardado), y de tal manera que somos capaces de ver las similitudes de movimiento entre estas fuerzas naturales. Esta técnica de comparación se emplea durante toda la película, ya que través de esta técnica podemos aprender más sobre el mundo que nos rodea. La película avanza de los ambientes naturales, a una naturaleza modificada por el hombre, y finalmente el hombre desprovisto del medio natural, donde el caos y el desorden se han establecido. A través de esta película se transmite su mensaje fundamental: una vida desequilibrada, loca, vida en agitación permanente, la vida que se desintegra; un estado de vida que llama a una forma de vivir distinta.

Esta película fue diseñada sin argumento previo. Es el espectador el que da significado a la música y la imagen. Dicho esto, hay una idea central detrás de la película, y según el director es la siguiente: El mayor acontecimiento en la historia de la humanidad se ha producido recientemente, pero ha pasado desapercibido en los medios de información y académicos. Se ha producido un profundo cambio en la vida del hombre: la humanidad vive ajena al medio natural, ya no estamos conectados con él. Lo hemos sustituido por un mundo tecnológico, del que somos parte y él es parte de nosotros. El mundo natural ya no existe nada más que para sostener el mundo artificial en el que vivimos.

Anuncios