Göbleki Tepe: El primer templo conocido

por Sandra Scham

Se han encontrado en Turquía unas construcciones circulares que se han datado de hace unos 12.000 años, siendo quizás el centro espiritual de un pueblo nómada. Los arqueólogos han encontrado el suelo construido con cal y arcilla quemada en el interior de las construcciones circulares, los primeros pisos que se han descubierto de este tipo (Haldun Aydingün).
Los cazadores recolectores utilizaban herramientas de piedra para representar imágenes masculinas sobre pilares en forma de T. La mayoría de animales de gran tamaño, como el león (Schmidt Klaus).

La primera impresión es la de que el zorro representado en la superficie de la piedra caliza es producto de la luz del sol. Pero a medida que uno se acerca a la piedra vertical en forma de T percibe una colección de animales tallados: un toro y una grulla junto al zorro, en un desfile de animales. Se han descubierto hasta ahora una docena de estas construcciones en T, erigida a principios del Neolítico, en Göbleki Tepe, al sureste de Turquía. A la prensa le gusta llamar a este sitio el Stonehenge turco, pero la comparación no hace justicia a esta extensión de 25 acres con al menos 7 círculos de piedra. Las primeras estructuras de Göbleki Tepe fueron construidas hacia el año 10.000 antes de Cristo, 7.000 años antes que el famoso templo británico.

Es el lugar de culto más antiguo e importante descubierto hasta ahora dice Hassan Karabulut, investigador asociado al cercano Museo de Urfa. Junto con el arqueólogo Zerrin Ekdogan me sirvieron de guía en el lugar, mostrando un gran entusiasmo.

Hice la visita a finales del verano, periodo durante el cual estuvo excavando el equipo dirigido por Klaus Schmidt, del Instituto Arqueológico Alemán. Los tres círculos excavados hasta ahora están cubiertos por un plancha metálica. Sobresalen los pilares de nueve pies de altura, donde estuvo apoyada la techumbre de las construcciones.

Los construcciones en forma de círculo de Göbleki Tepe tienen entre 30 a 100 pies de diámetro y están rodeados por un muro de piedra de unos 6 pies de alto. Los pilares presentan relieves de animales muy elaborados. Además de toros, grullas y zorros, también se representan leones, patos, escorpiones, hormigas, arañas y serpientes. Durante la última excavación se descubrió una estatua de un ser humano y esculturas de un jabalí y una cabeza de buitre.

Al caminar alrededor de los pilares recientemente excavados, el sitio parece a la vez familiar y exótico. He visto círculos de piedra antes, pero ninguno como éste.

De arriba a abajo: pilares en forma de T en Göbekli Tepe representan dos verracos acompañado de aves como el avestruz, una criatura parecida al  cocodrilo, y los buitres volando por encima de un escorpión. (Haldun Aydingün)

Las excavaciones han revelado que Gleki Tepe se construyó en dos etapas. Las estructuras más antiguas pertenecen según los arqueólogos a los primeros años del Neolítico Pre-Cerámico, periodo que finalizó hacia el año 9000 antes de Cristo. Por extraño que parezca, los relieves del Neolítico Pre-Cerámico B, más recientes, alrededor del año 8.000 antes de C., están menos elaborados. Son los primeros niveles los que presentan los pilares en forma de T y las esculturas de animales.

El arqueólogo Klaus Schmidt no da importancia a las extravagantes interpretaciones espirituales de Göbleki Tepe, tales como la de que aquí estuvo situado el Jardín del Edén del relato bíblico. En lo que si está de acuerdo es en que se trataría de un santuario con un profundo significado en el mundo Neolítico. Es un sitio clave para entender la transición de la caza y la recolección a la agricultura, y de la religión tribal a la regional.

Schmidt y sus colegas estiman que por lo menos harían falta 500 personas para desplazar las piedras de entre 10 a 50 toneladas de peso desde las canteras locales, situadas a un cuarto de milla de distancia. ¿Cómo es que en la Edad de Piedra alcanzaron tales niveles de organización necesaria para hacer la construcción? Hauptmann especula que la elite religiosa supervisaba el trabajo y controlaba los rituales que se celebraban en cada sitio. De ser así, esta sería la evidencia más antigua conocida de casta sacerdotal, mucho antes de que se presenten diferentes sociales en otras culturas posteriores del Oriente Cercano.

Antes del descubrimiento de Göbleki Tepe, los arqueólogos creían que las sociedades del Neolítico temprano se organizaban en pequeños grupos de cazadores-recolectores, y que las primeras prácticas religiosas se llevaron a cabo cuando ya se había dominada la agricultura. También se pensaba que una construcción tan monumental sólo era posible cuando la agricultura de los pueblos neolíticos produjeron excedentes de alimentos, liberándolos de supervivencia del día a día. Göbleki Tepe, ha trastocado todas estas ideas.

Schmidt cree que la gente que construyó estas enigmáticas estructuras vino desde muy lejos, y que realizan sacrificios de animales. Han encontrado huesos de animales salvajes, como gacelas, ciervos, jabalíes, cabras, ovejas y bueyes, además de una docena de especies de diferentes aves, como buitres y patos, dispersos por todo el lugar. La mayoría de estos animales están representados en los relieves.

Todavía hay mucho que no entendemos de las prácticas religiosas, pero advierte Schmidt que las imágenes de los animales probablemente ilustren historias de la religión de los cazadores-recolectores y sus creencias, aunque no sabemos en este momento cuáles eran. Representaban a los animales que veían, simplemente, o eran representaciones simbólicas de los animales para su uso en rituales que asegurarían el éxito en la caza.

Schmidt tiene una teoría de cómo este lugar se convirtió en un lugar sagrado. Cree que los círculos situados en las colinas sean las tumbas de personas importantes, aunque todavía no se hayan descubierto. El equipo de Hauptmann ha descubierto tumbas en Nevali Cori, y Schmidt supone que los entierros se encuentran en las capas más profundas de Göbleki Tepe. Esto le lleva a sospechar que los pilares representan a seres humanos y que las prácticas de culto en este lugar se hayan centrado en una especie de culto a los antepasados. Los pilares en forma de T parecen cuerpos humanos, dice, donde la parte superior de la T asemeja a una cabeza de perfil. Dice Schmidt que una vez que se encontraba en la colina sintió que estaba en una reunión de seres de piedra.

Sandra Scham es de la Arqueología de Washington, DC, corresponsal y miembro de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

http://www.archaeology.org/0811/abstracts/turkey.html

Anuncios