El fin del paradigma de los hidrocarburos

por el Dr. Tom Termotto / 19 de junio 2010

Éstas son las consecuencias sobre el terreno (suelo submarino) , el agua ( Golfo de México y Seven Seas) y el aire (atmósfera) a raíz de las extracciones de petróleo y gas en todo el planeta, que ya dura unos 100 años. A modo de ejemplo. Vamos a centrarnos en el norte de la costa del Golfo de México, ya que es ahí donde se ha dirigido la atención colectiva hacia la Madre Tierra. Podemos consultar el mapa de las plataformas petrolíferas que estaban funcionando en el Golfo de México en 2006.

Plataformas petrolíferas en el Golfo de México en 2006: 3858 (Fuente: Wikipedia)

Tenga en cuenta que la extracción de petróleo y el gas se ha llevado a cabo durante décadas en el Golfo de México. Por lo tanto sabemos que hay un número incalculable de vastas cavernas vacías, de las que se ha extraído su petróleo y su gas. También sabemos que cuando un depósito se vacía muy rápidamente, se produce un desajuste que afecta a las formaciones geológicas que están contiguas a la zona donde se ha realizado la extracción. No es difícil imaginar que los ecosistemas marinos y la geología del sub-fondo marino puede ser irrevocablemente afectada por la intrusión implacable y las técnicas invasivas que lleva a cabo esta industria.

Ahora vamos a contextualizar esta situación en el tiempo de aquí al año 2012. Cuando la Tierra se prepara para su rejuvenecimiento somos testigos de grandes cambios sin precedentes en su hermosa forma. Por ejemplo, sabemos que hay un aumento en el número de terremotos y volcanes en erupción, tanto terrestres como submarinos. Sabemos que el cambio climático global ha estado ocurriendo durante décadas y se ha manifestado como un calentamiento global en algunos sitios, o como un enfriamiento global en otros, en lugares como diluvios o bien como sequías. Todos estamos de acuerdo, independientemente donde se viva, que las cosas están cambiando con rapidez. Aceleraciones y comprensiones del tiempo, que se producen durante la fase final de los ciclos de creación galáctica según el calendario maya y la cosmogonía.

¿Qué más está sucediendo en la Tierra? La resonancia de Shumann va camino de cambiar de 7,8 a 14,3, según los expertos. El magnetismo de la Tierra está disminuyendo rápidamente y quizás alcance el valor 0, preludio de un cambio del polo magnético, o incluso que pueda convertirse en un planeta mono-polar. Especies enteras están despareciendo de este planeta desde el que escribimos. Pero lo más importante es lo que va a pasar dentro y alrededor del centro de nuestro sistema solar, nuestro sol glorioso. También se acerca su alineación con el plano ecuatorial del Centro Galáctico, de la Vía Láctea, produciendo cambios trascendentales en todos los aspectos del planeta Tierra.

Estamos saliendo de una fase solar conocida como mínimo solar y nos acercamos hacia una fase de máximo solar. Muchos han pronosticado que la fase de máximo solar será muy activa y espectacular en torno al año 2012. Se manifestará como un aumento significativo en el número de llamaradas solares, eyecciones de masa coronal, manchas solares, así como una intensificación considerable de la actividad del viento solar. El magnetismo del Sol también se verá profundamente afectado. Toda esta colosal actividad solar tendrá un enorme impacto en el planeta Tierra, y sobre todo en las tecnologías utilizadas en gran número de satélites.

¿Qué tiene que ver todo esto con el estado de la industria petrolera y del gas? Mucho de lo que acabamos de describir tendrá un efecto muy importante sobre los gases de efecto invernadero (GEI), de su concentración y sus interacciones dentro de la atmósfera, afectando a los seres humanos, animales, vegetales, la actividad mineral y meteorológica. Todos los cambios citados anteriormente determinarán la forma de la mezcla de los gases de efecto invernadero y cómo serán procesados por la Tierra. Su corteza experimentará una transformación en curso de proporciones realmente épicas.

La creación de gigantescas cavernas vacías bajo el fondo marino, que han tenido sus fluidos y luego su dinámica radicalmente alterada, sin ningún tipo de compensación, es posible que se produzca un desplazamiento masivo del agua, lo que puede traducirse en tsunamis y terremotos.

Y ni siquiera hemos llegado a hablar del potencial de ignición del metano o de los hidratos de metano. Hay enormes bolsas de metano atrapadas en la corteza terrestre, en particular en los fondos marinos de todos los océanos del mundo. Estos almacenamientos de metano pueden ser encendidos de distintas maneras: por un terremoto, por una erupción volcánica, por un meteorito o por una prospección petrolífera mal ejecutada. Algunos hablan de una reacción en cadena en la ignición del metano producida por un asteroide lo que provocó la extinción de los dinosaurios de la superficie de la Tierra.

El verdadero quid de esta cuestión es el espectacular aumento en los gases de efecto invernadero producido por la actividad humana. ¿ Qué más se puede esperar de casi 7.000 millones de personas volando, conduciendo, disparando por todo el mundo? Los datos históricos, nos referimos a los registros arqueológicos profundos, indican que cuando se alcanza una cierta masa crítica de gases de efecto invernadero, ciertas fenómenos comienzan a aparecer. Incluso en algunos medios de comunicación se ha avanzado que una gran eyección de gas metano dio lugar a la explosión y posterior incendio, produciéndose un hundimiento del horizonte en aguas profundas del Golfo de México.

Ahora añadamos a toda esta mezcla las prácticas habituales de BP de quemar cantidades masivas de petróleo que emerge hasta la superficie… aumentando considerablemente la cantidad de gases de efecto invernadero. Si ya teníamos un grave problema, ahora se ha multiplicado con la quema indiscriminada del petróleo derramado. También hay que citar el uso de los dispersantes ( que y afueron prohibidos en el Reino Unido debido al gran daño que producían en la vida y el medio), así como las sinergias resultantes cuando interactúan con el benceno, el tolueno y naftaleno (potentes compuestos orgánicos volátiles). BP ha creado un buen guiso de tóxicos en el golfo de México, mientras que el Gobierno Federal de los EE.UU asume el cargo de promotor, dependiente o cómplice, depende qué agencia o servicio consideremos. Que alguien, por favor, transmita a los dos partidos de EE.UU este texto.

Volvamos al fondo del mar. Debido a que el fondo marino está siendo profundamente afectado por filtraciones, fisuras, grietas, que aparecen en el pozo que presenta un derrame fuera de control, hay preocupaciones adicionales. El petróleo a muy alta temperatura interactúa con el lecho marino de forma desconocida, lo que contribuye a alterar los cimientos sobre los que este pozo fue perforado. Dado que este proceso avanza, existe la posibilidad de un colapso del fondo marino, lo que produciría uno de estos tres resultados:

1.- Que el volcán existente se convierta en un supervolcán 2.- Que el campo de escombros resultante sellase el pozo de forma permanente 3.- La última posibilidad son permutaciones infinitas, que dependen de factores conocidos y otro no tanto.

Si hay una confluencia de circunstancias desfavorables, podríamos ver un efecto dominó en el hundimiento de otros huecos vacíos y producirse un mayor desplazamiento de agua, con mayores igniciones de metano, que se alargaría hasta que se consumiese. Este sería el peor de los escenarios, pero hay que decir todas las posibles consecuencias, que no se han producido hasta ahora en toda la historia de las corporaciones petroleras, quizás porque han sido muy afortunadas, pero la suerte se puede haber agotado.
Hay que entender que esta práctica de chupar la sangre de la Madre Tierra no sólo es insostenible y destructiva para el planeta, sino una auténtica locura. No debiéramos estar haciendo esto, no en nuestro querido Golfo, ni en Alaska. En ninguna parte de este hermoso paisaje que es Gaia, nuestra Tierra.

¡Y ni siquiera hemos mencionado la práctica de hydrofracking (es el proceso de perforación hacia abajo en la pizarra para luego girar horizontalmente con objeto de aprovechar las bolsas de gas natural).

http://dissidentvoice.org/2010/06/the-final-end-of-the-hydrocarbon-fuel-paradigm/

Anuncios