Oponerse al poder es peligroso

por Stephen Lendman / 14 de junio 2010

El 16 de abril, el periodista John Cole escribió:

Es mensaje es claro, se tortura a la gente, luego se destruyen las evidencias, no dejando siquiera una carta redactada con severidad. Si usted denuncia la conducta delictiva del gobierno, va a ser procesado.

En realidad es peor. Bajo el mandato de Bush la tortura era una política oficial. Lo sigue siendo durante el de Obama, que absolvió a los torturadores de la CIA, siendo su culpabilidad inequívoca. Pero corre el riesgo de un proceso criminal por revelar secretos de Estado y poner en peligro la seguridad nacional.

El 7 de junio, Elisabeth Bumiller, del New York Times, escribía: “ El ejército sospecha de fugas desde el interior, por parte de un ex-hacker”, explicando que el analista de inteligencia del Ejército de los Estados Unidos, Bradley Manning, habría filtrado según Adrian Lamo:

260.000 comunicaciones diplomáticas de los Estados Unidos y un vídeo del ataque aéreo en Afganistán que mató a 97 civiles el año pasado.” y

un explosivo vídeo de 39 minutos del ataque de helicópteros estadounidenses en Bagdad, matando a 12 personas, entre ellas dos periodistas de la agencia de noticias Reuters”. Manning llamó a esto asesinatos colaterales y dijo que era un delito y que se veía obligado a revelarlo.

El 7 de junio, el mando militar en Irak arrestó a Manning, y en un comunicado el Pentágono decía:

El Departamento de Defensa tiene que velar seriamente por la información de carácter clasificado, porque afecta a nuestra seguridad, la vida de nuestros soldados y las operaciones en el extranjero.”

De momento. Manning no está acusado, pero se encuentra detenido en Kuwait a la espera de tomar medidas.

El 6 de junio, apareció en wired.com un artículo de Kevin Poulsen y Kim Zetter en el que se decía: “Un analista de Inteligencia de los EE.UU es detenido. En Wikileaks hay un vídeo que lo prueba”, y explicó:

La División Penal del Ejército arrestó a Manning después de que Lamo le descubriera. El Departamento de Estado dijo sin embargo que no tenía constancia de la detención. El FBI no hizo comentarios, y más tarde el Departamento de Defensa confirmó su arresto por filtrar presuntamente información clasificada. Según el portavoz del ejército, Gary Tallman:

Si usted tiene conocimiento de que alguien está proporcionando información clasificada a otros que no tienen la habilitación necesaria para recibirla, esa persona está violando las normas de seguridad y también la ley.”
Manning dijo:

En alguna parte hay comunicados de los EE.UU que supondrán un escándalo diplomático cuando se den a conocer. Es la diplomacia abierta, la anarquía mundial en formato CSV. Un Climategate de alcance global y de impresionante profundidad. Es hermoso y terrorífico. Los documentos describen las relaciones políticas posteriores casi criminales. Deben pertenecer al dominio público, y no están almacenados en un oculto servidor de Washington D.C. El gobierno está involucrado en cosas increíbles, en cosas horribles.

Se exponen asesinatos a sangre fría de inocentes civiles y periodistas, con los autores riéndose como si fuera un juego, no conociendo la gente estas prácticas, perpetradas contra civiles iraquíes y afganos, así como supuestos combatientes.

El 11 de junio, Scott Shane, en el New York Tinmes, expone: “ Obama adopta una línea dura contra las filtraciones en la prensa”, diciendo:

En 17 meses en el cargo,, el presidente Obama ya ha superado a sus predecesores en la búsqueda de fugas de información”, citando a Thomas A. Drake, columnista del Times; James Risen, por no revelar sus fuentes del libro “Estado de guerra: La historia secreta de la CIA y el gobierno de Bush.

Lucy Dalglishm directora ejecutiva de Reporteros por la Libertad explica: “

El mensaje que estamos enviando a toda el mundo es el siguiente: si filtra información le perseguiremos. Por lo tanto, podemos decir que no hay ninguna diferencia entre Bush y Obama, y éste pone más el acento en este asunto. Las cosas se ponen feas.”

El procurador General Eric Holder aprobó las palabras del portavoz del Departamento de Justicia, Matthew Miller, diciendo: “ Hemos afirmado en líneas generales que las filtraciones de información clasificado nos las tomamos muy en serio.”

Joel Kutzberg, explicó que estas palabras se refieren a un informe sobre las medidas empleadas por la CIA para desvelar el programa nuclear iraní. “ Vamos a luchar para descubrirlo. Jim es un gran periodista y alcance la excelencia en su profesión. Tiene la intención de cumplir su compromiso de confidencialidad sobre las fuentes.”

El editor de Risen, Simon and Shuster, pendiente del caso, en declaraciones al Times dijo:

Nuestro punto de vista es que las fuentes confidenciales son vitales para conseguir una información que se transmite al público, y una citación emitida cuatro años después de publicado el libro no parece lo suficientemente importante como para compensar la protección que un autor tiene que tener.”

En primer lugar, fue llevado por Bush en 2006 ante el Fiscal General Michael Mukasey, y en las sesiones de deliberación del jurado no hubo resolución. Ahora se enfrenta a un posible juicio y cárcel por mantener su compromiso de confidencialidad, que ningún periodista debe jamás violar.

[…]

http://dissidentvoice.org/2010/06/targeting-whistleblowers-truth-telling-endangered/

(El administrador de este blog no es responsable de la publicidad que Google inserta en el mismo sin su consentimiento)

Anuncios