Bildeberg 2010: ¿por qué los manifestantes son tus mejores amigos?

Las personas que son detenidas, que son registradas, saben perfectamente que esto no es un juego. Son personas que se lo toman en serio y están preocupadas por la muerte.

Fotografía: Alex Amengual Fotografía: Alex Amengual / guardian.co.uk

Iván estaba solo en la rotonda. Lo habían dejado a cargo de las banderas mientras los demás se habían ido a desayunar. Se metió una botella vacía de vino en una bolsa y se estiró. A sus pies había dibujado con una tiza una pirámide que mostraba la estructura de la sociedad: la palabra pueblo en la parte inferior y en la punta estaba la colina que señalaba la dirección de Bilderberg. Es una corta pirámide, quizás la mitad de una milla fuertemente vigilada entre Rockefeller e Iván.

La cama de Iván la noche anterior habían sido las hierbas del borde de la carretera. “No paso mucho frío con mi bolsa. Muy a menudo viajo a la montaña, donde se puede dormir en cualquier lugar.”

Un catalán solitario de pantalones verdes, agarraba un folleto, tomando el sol en dirección hacia la colina, donde multimillonarios y Ministros de Hacienda comían pasteles de kiwi.

Una vergüenza, lo de Bildeberg es de un patetismo terrible, pues hay más delegados en la colina que manifestantes al pie de ella.

Hay algo que me gustaría hacer. Me gustaría enviar un agradecimiento, una oración de agradecimiento, un gesto vacío de reconocimiento, hacia Iván y todos los demás que han venido a Sitges para dar testimonio de Bilderberg 2010.

Estas personas están de su lado y están luchando a pie de calle. Y si usted no cree que sea el lugar más apropiado para luchar, ni que sea el lugar de lucha del pueblo contra los de la colina… pues, buena suerte para usted.

Quiero que sepa, sin embargo, que las personas que están en lo alto de los pinos con prismáticos, tratando de identificar a los delegados, las personas que han sido detenidas, que buscan, que preguntan, que luego se irán de nuevo a las montañas, las personas que están sentadas hasta altas horas de la noche en el bar del camping, hablando sobre la distracción de las gentes y los bancos centrales, quiero que sepa que no están locas.

Ellos son sus mejores amigos. No son débiles mentales, ni están jugando. Son personas serias y están preocupadas por la muerte.

Estas personas ven el estado del mundo con una mochila a la espalda y duermen al lado de las rotondas.

El director del FMI ( y de Bilderberg), Dominique Strauss-Kahn, mira el mundo y dice: “La crisis es una oportunidad.” Ve una economía mundial precaria y ya le ronda por la cabeza una nueva moneda mundial hecha por un banco mundial.

Ahora, si usted piensa que eso es una buena idea, si usted piensa que es buena una mayor centralización de la deuda, y que un mayor control financiero también lo es, yo le digo a continuación… buena suerte (¿Qué es usted? ¿El presidente del Barclays?)

Ya tenemos un mundo, como dice Daaniel Estulin, bajo el arco de los Bilderbotherer, donde no hay una elección sobre qué organismo, como el FMI, tiene que decidir sobre el futuro económico de Grecia.

Estulin está aquí, en Sitges, con los pantalones más elegantes que he visto en mucho tiempo. Dice que el final de Bilderberg es convertirlo en “la empresa del mundo”, y el Consejo de Administración está sentado a una milla de distancia.

Están siendo observados. No puedo decir desde donde. Y no puedo detectarlos, pues tienen su móvil apagado y han sacado la tarjeta para que no se pueda hacer una triangulación de la señal.
Están fuera, intentando coger una insolación en su nombre, o en el mío. Voy a publicar algunas de estas fotos y también de sus mejores poses, mañana.

Un grupo de activistas españoles han preparado una paella para todos en un restaurante de la montaña. Algunos de nosotros no podrá probarla. Algunos de nosotros estaremos arrestados, o acostados en el fondo de un zanja, conteniendo el aliento hasta que hayan pasado.

Por última vez: si usted piensa que estas personas están haciendo el ridículo, se equivoca. Es el hecho de hacerlo en una cuestión absurda.

Esta mañana, un policía gritó a mi lado y me dijo que sacase el dispositivo de grabación de mi bolsillo. Lo hice. Ayer mi coche era buscado ( fue retenido durante 50 minutos, mientras los Mossos d’Esquadra comprobaban y revisaban mi pasaporte).

Me preguntaron qué había en el maletero. Sacaron una camiseta. Por la radio del coche patrulla leyeron el lema de la camiseta con un fuerte acento inglés: “ Fui a Bilderberg 2010 y todo lo que conseguí fue este pésimo orden mundial.” Su compañero me preguntó por qué me reía. No se lo podría explicar.
Bilderberg es un absurdo, Es un secreto absurdo. La falta de relación entre lo que sucede en la reunión y los medios de comunicación es un absurdo. Iván junto a la cama de la rotonda, es un absurdo. La paranoia de los participantes es aún más absurdo, es patética.

Este año, la mayoría de los delegados fueron trasladados al hotel por una entrada del metro, esquivando las cámaras, como unos James Bond malos, como personas arrastrándose en mitad de la noche para comer pastel de chocolate de su nevera.

Pero la buena noticia es que no todo el mundo pudo esquivar las cámaras (John Elkann, el heredero de Fiat, fue descubierto en el blog alemán Schall und Rauch, que buscaban al más apuesto del año). Y otra noticia aún mejor, la mejor de las noticias, es que la prensa parece, finalmente, que da cuenta de Bilderberg.

Ha habido equipos de televisión con sus cámaras, televisión Española, presa española, a nivel local y nacional ( Javier de El Mundo está ahora colgado de un árbol con su cámara). Periodistas franceses, responsables portugueses que realizan un documental y Al-Jazeera también recoge información. Rusia también ha enviado un equipo de filmación.

Ha habido artículos en The Independent y The Times, y en el programa Today de Radio4. A Daniel Estulin le llaman a hacer entrevistas y más entrevistas. Está consiguiendo información desde el interior de la reunión. El velo de secretismo quizás ya esté cayendo.

Y sin embargo el velo de la ignorancia todavía se mantiene. Como dice Iván, cuando me entrega un folleto del colectivo Anwok: “es difícil hablar de la agenda de Bilderberg cuando si ni siquiera la gente sabe de su existencia.”

Sé lo que quiero decir: he hablado con un sinnúmero de agencias de noticias en las últimas semanas, y la respuesta más común de periodistas, editores es: “Lo siento, ¿qué es eso de Bilderberg?.”

Si usted trabaja en la sección de noticias del extranjero de una corporación importante que está representada en Bilderberg, ¿qué?, con un alto nivel de conciencia política, tiene que pensar en buscar otro trabajo. O tómese un año sabático, Dedíquese a la carpintería o lea un libro. Es como ser una estrella del porno y no conocer a los vaqueros. Al revés, ¿ qué de qué..?

Tome un folleto. Dése de baja. No está ayudando a nadie

http://www.guardian.co.uk/world/blog/2010/jun/04/bilderberg-charlie-skelton-protesters

Anuncios