Bilderberg 2010: Plutocracia con palmeras

La elite mundial se reúne a la sombra de Sitges y Charlie Skelton está ahí, esperando con un espíritu renovado. Leer la segunda parte aquí.

Procedencia fotografía: The Guardian. Corbis

Este es el primer envío del Bilderblog de Charlie Skelton.

Otro año, otro Bilderberg. Los primeros participantes ( así se conoce a los delegados) no van a llegar hasta el jueves, pero ya el Hotel Dolce de Sitges está repleto, anticipadamente. Este pueblo costero de Cataluña no ha sido anfitrión de un evento tan grande y políticamente tan relevante como la reunión del Club Bilderberg desde que en el año 2008 se celebrase la Foam Party, en aquella noche de la entrega de premios Mr Gay Sitges.

El año pasado, Bilderberg se celebró en Vouliagmeni, en la costa sur de Atenas. El Ministro griego de finanzas asistió, también el Ministro de Asuntos Exteriores y el gobernador del Banco Nacional de Grecia. Unos meses más tarde, Grecia estaba en bancarrota y Atenas en llamas. ¡Así que suerte…bueno, Madrid!

La policía ya ha colocado la cinta roja rayada en torno al hotel, y patrulla de forma incesante por los alrededores y las carreteras locales, husmeando los problemas. Espero no encontrarme con ninguno. Los españoles han prometido un partido en la playa y un poco de meditación, con este foro de discusión política en la zona mediterránea.
He planeado pasarme una parte del viernes en un camping, con las piernas cruzadas enviando haces de luz blanda hacia la colina y el hotel. Para que sientan mi amor Marcus Agius, Presidente del Barclays y director no ejecutivo en la nueva junta directiva de la BBC. Deja que te envuelvan, reina Sofía de España. No te resistas presidente del Banco Mundial. Usted no puede rechazar el amor.

Sería mejor que la comunicación entre Bilderberg y el mundo fuera más amable, mandarnos una carta abierta a todos nosotros, en lugar de enseñar el cañón de la ametralladora. Lo que espero es que este año, con el nuevo espíritu de apertura y transparencia pública, no asista ningún político británico electo, y estoy dirigiéndome a ustedes, Kenneth Clarke y George Osborne, que asistieron pero no nos han dicho de qué hablaron, ni tampoco nos dicen lo que preveían para los 12 meses siguientes. No creo que sea pedir mucho.

No es que alguien se lo esté preguntando. He tenido el presentimiento a lo largo de este año de que ningún otro periodista se haría esta pregunta.

Y no es que yo sea un periodista adecuado. Apenas: soy un ciudadano interesado por lo que ocurre en el mundo y que viene a dar testimonio de un hecho particular, importante y preocupante.

Un largo fin de semana en el lujoso Dolce Sitges, saboreando los “nuevos y creativos conceptos del buffet” (una mesa en la que se dispone la comida), los primeros ministros mezclándose con la realeza europea, con varios comisarios de la UE, con representantes de Goldman Sachs, Microsoft, AIB, Deutsche Bank, Chase Manhattan y Royal Dutch Shell.

Van a brindar con el enviado especial del presidente Obama para Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke (su asistencia se ha confirmado). Para luego hacer una larga fila de conga la noche del viernes tras el secretario del tesoro de EE.UU (Tim Geithner estuvo el año pasado). Podemos esperar razonablemente la asistencia del jefe de la Reserva Federal, del presidente del Banco Mundial, del Secretario General de la OTAN… que ya asistieron el año pasado y muchos asisten también este año. Así que su importancia tiene, y pensar lo contrario es una ingenuidad.

El hotel está situado por encima de un campo de golf, cuenta con dos mesas de ping-pong, pero en este encuentro no se trata de ver quien juega mejor al tenis de mesa, Ken Clarke o David Rockefeller. Hablan de grandes negocios, de estrategia financiera y del futuro económico de Europa… si es que tiene alguno.

Y lo más importante es que este evento de cuatro días no comienza hasta mañana, y continúa durante el fin de semana, por lo que si usted es un periodista ADECUADO, o un blogger, o simplemente un ciudadano curioso de una Europa que se tambalea al lado del abismo, puede venir. Por favor, venga. Le voy a invitar a una cerveza catalana. Yo recomiendo Rosita. Es afrutada, no muy diferente al ganador de Mister Gay Sitges 2008.

http://www.guardian.co.uk/world/blog/2010/jun/02/charlie-skelton-bilderberg-spain

Anuncios

2 Comments

Los comentarios están cerrados.