Chomsky vs. Dershowitz

por Gilad Atzmon / 18 de mayo 2010

Este incidente en la frontera con Chomsky no debe pillarnos de sorpresa. Israel es el Estado judío, y como tal funciona como una sinagoga de grandes dimensiones. La Sinagoga es una institución exclusiva, a los que sólo está permitida la entrada a los que caben. Es una Sinagoga no democrática ni liberal, una entidad sujeta a sentencias tribales que tienen poco que ver con la ética o el universalismo.

En el Estado judío, el profesor Noam Chomsky es una persona non grata, sin embargo, un intelectual mediocre como Alan Dershowitz es todo una figura en la Universidad de Tel Aviv.

Hace una semana, durante un simposio de la Universidad, Dershowitz dijo que el mayor problema de Israel son los judíos que critican a Israel, como Norman Finkelstein y Gilad Atzmon. Dijo que muchas personas viven lo que llamó el “Planeta Chomsky”. Dershowitz no hizo bien los deberes. Atzmon, un servidor, comparte poco con Chomsky, y, por otro lado, no soy judío por mucho que lo diga.

Sin embargo, no hace falta ser lince para detectar los arrumacos entre Israel y Dershowitz. Hace una semana Chomsky era un planeta. Ayer, en la frontera que cruza el valle del Jordán se le negó la entrada a los judíos universales. La cosmología judía es muy simple. No necesita recurrir a Galileo. Hay que ser sumiso y de conformidad con la tribu.

Chomsky no es precisamente una de las figuras que más luchan contra el sionismo, como nos quiere hacer creer Dershowitz. De hecho, durante años, Chomsky ha estado coqueteando con el sionismo visitando universidades israelíes. Yo mismo asistí en la Universidad de Tel Aviv a unas conferencias en la década de 1980. Por entonces, Chomsky estaba propagando unas extrañas ideas sin conexión con la realidad, desafiando el compromiso sionista temprano con el Estado judío. Como ha indicado recientemente el activista estadounidense Jeff Blankfort: “Chomsky ha subestimado el poder del lobby pro-Israel.” Se opuso al movimiento BDS y realizó una campaña para “disuadir a la gente a utilizar el término apartheid para describir el control que realiza Israel sobre la población palestina.” Chomsky también descarta el derecho al retorno de los palestinos a sus tierras y la creación de un Estado. De hecho, Chomsky es un liberal sionista, así como un entusiasta de los Kibutz. Puede ser un prototipo del judío justo y la hoja de parra sionista. Y a pesar de ello, Israel le niega la entrada, a un académico estadounidense de 82 años de edad.

Ahora Israel admite que cometió un error. Se ha hecho daño a sí misma. Este incidente en la frontera puede ser la mayor contribución que haya hecho nunca el académico estadounidense a la lucha anti-sionista.
Cuando la barbarie israelí no ceja, cada vez son más los occidentales que se niegan a aceptar que el actual Estado de Israel no tiene sitio entre las naciones. Pero no hay que detenerse ahí. Es tiempo de escupir a los Dershowitzes y otras cómicas figuras sionistas de nuestra vida pública, académica, social e intelectual. Una des-sionificación en esencial para la búsqueda de la paz en la humanidad.

http://dissidentvoice.org/2010/05/planet-chomsky-vs-dershowitzs-orbit/

Entrevista a Gilad Atzmon:

http://rebelion.org/noticia.php?id=15067

Anuncios