El Sistema produce sus monstruos: la Bolsa de Cantor

por Ellen Hodgson Brown / 05 de mayo 2010


Como si el acoso de los paparazzi y de los fans a las estrellas fuera poco, ahora pueden tener un precio puesto a sus cabezas por los inversionistas en la Bolsa de Cantor, una plataforma de operaciones con dinero real donde la gente apuesta en función de los beneficios brutos de la próxima película. Las ventas de The Dark Knight se dispararon después de la inesperada muerte de Heath Ledger, y otro tanto ocurrió tras la desaparición de Michael Jackson, Elvis Presley y Marilyn Monroe ¿Impulsados por la avaricia, los inversores acecharán a las estrellas por las que han apostado?

La Bolsa de Cantor (CE) es una plataforma de comercio virtual basada en Hollywood Stock Exchange (HSX), instalada en la web, en la que varios jugadores compran y venden acciones de los actores, directores, las películas que van a estrenarse, y otras opciones cinematográficas. Mientras que HSX utiliza dinero virtual, CE es un juego real con dinero real.

El 21 de abril, Cantor Exchange informó de que acababa de recibir la aprobación reguladora de la Commodity Futures Trading Commission (CFTC), que supervisa la bolsa de futuros. “ Es un importante paso adelante en la consecución de nuestro objetivo final”, dijo en una carta, “se trata de poner en marcha un mercado dentro de las “Recaudaciones de Taquilla”.”

Después de hacer “contratos” sobre películas y estrellas de cine, parece que algo está saliendo mal, porque a la Motion Picture Association of America (MPAA) no le gusta la música asociada a esta película. La Bolsa de Cantor tenía previsto su lanzamiento para el 22 de abril, pero se está retrasando debido a que la MPA y otros “expresan su preocupación por la finalidad económica de este mercado y la utilidad de su cobertura.”

Los gestores de fondos. Los cineastas y los titulares de las acciones con un interés financiero real que proteger, no lo quieren. Pero Cantor sigue en su empeño, porque el juego es un gran negocio y hay grandes sumas de dinero en movimiento.

Los críticos temen que la nueva apuesta de Hollywood a su vez genere otros negocios en la misma línea, vulnerables a una información privilegiada. Podría producirse manipulaciones y distorsiones para manejar el mercado en beneficio de sus propios productos, saboteando películas que no entran dentro del juego.

La fiebre de los derivados

Un derivado del mercado es algo que se genera a partir de un activo subyacente. Pero los participantes no tienen por qué tener el activo para entrar en el juego. Al igual que los participantes en una carrera, se puede apostar sin tener un caballo. Los derivados se han convertido en una industria de 605 mil millones de dólares, una diez veces el PIB combinado de todos los países del mundo. Este dinero no se aporta a las empresas, ni ayuda al crecimiento económico. Más bien es una desviación en las apuestas. El dinero se hace tomándolo de otro.

La mitad de las apuestas se hacen en sentido negativo: los inversores creen que la cosa va a fallar. Warren Buffet llama a estos derivados “armas financieras de destrucción masiva”. Los especuladores pueden fácilmente forzar el precio a la baja. Los derivados pueden ser utilizados para sabotear no sólo a las empresas, sino a economías enteras. Los derivados han sido los culpables de grandes desastres económicos, como el colapso bursátil de Japón en 1987, la crisis asiática de 1998, y el reciente colapso de Grecia.


Jugando al Juego de Hollywood

Max Keiser, fundador de HSX en la década de 1990 precursor virtual de CE, tiene un conocimiento de primera mano de como pueden producirse abusos en el cambio de Hollywood. Cuando era director general de HSX estuvo presionado por sus compañeros de la junta para que se manipulasen los precios de los proyectos ofreciendo y dinero en efectivo y otros incentivos por parte de los propietarios de los estudios, haciéndolos subir o bajar de forma artificial. “Estas personas, incluyendo mi propio jefe del Consejo de Administración, no distinguían entre el marketing y la manipulación del mercado.”

Si la subida y bajada de las acciones de una película se considera como una predicción de su futuro éxito o no, Kaiser advierte que el valor de las predicciones de los precios del mercado es en gran medida un engaño. Los operadores utilizan sofisticados programas informáticos que manipulan los precios, y de hecho la manipulación de los mercados se ha institucionalizado.

La única diferencia entre los nuevos contratos en vista a los resultados de la taquilla pueden ser manipulados, como las acciones de empresas como Lehman Brothers, de modo que mucha gente que pierda su dinero se sentirá estafada por Scarlett Johansson en lugar de por Dick Fuld.”

Keiser predice la alteración mediante tecnología informática, y que de ser aprobado por la CFTC para un uso con intercambio real de dinero, producirá un paraíso para aquellos especuladores que tengan una información privilegiada, siguiendo el camino de Enron y Lehman Brothers en dos años o menos.

Esto es algo consustancial al mercado capitalista. No es realmente economía. Es un incendio provocado. Se apuesta contra una empresa o un país para luego quemarlo.”

Ellen Brown es abogado en Los Ángeles y es autor de 11 libros: “La sorprendente verdad de nuestro Sistema Económico” y “Cómo podemos liberarnos”.

http://dissidentvoice.org/2010/05/will-hollywood-go-the-way-of-enron-derivatives-come-to-the-movies/#more-16733

Anuncios