Liberación Simbiótica

Liberación Simbiótica

por Scott Noble / 6 de abril 2010

Demos una oportunidad a la Naturaleza, sabe hacer las cosas mejor que nosotros.

Michel de Montaigne

Hay una escena de la película de Louie Psihoyos “The Cove” donde un delfín se mira en un espejo. No ignora la imagen, mira más allá, y no la confunde con otro delfín. Lleva a cabo una serie de movimientos, nadar boca abajo, corrigiéndose, girando de un lado a otro. Se ve con sus propios ojos. Es un ser consciente.

The Cove es un documental que explora la difícil situación de los delfines en cautiverio, así como la masacre anual de delfines en la aldea japonesa de Taiji. Entre los hechos más interesantes expuestos por los realizadores: antes de la masacre, los entrenadores de los delfines seleccionan los mejores ejemplares (encerrados en un recinto formado por un muro de buques que utilizan dispositivos acústicos) para luego ser encarcelados en “delfinarios” de todo el mundo. Se establece un vínculo directo entre los delfines en cautiverio – una industria que mueve miles de millones – y la horrible carnicería en Taiji.

Sea World y otros “acuarios respetables”, aparentemente, han dejado de adquirirlos a través de la captura de delfines, criando a los animales en el propio acuario. Reproducción es un eufemismo: algunos vídeos muestran a los cuidadores recogiendo el semen de orcas sedadas en una bolsa de plástico.

Ya sean capturados o criados, The Cove hace una llamada de que para los delfines y otros cetáceos el cautiverio es una tortura. Se puede extrapolar esto a la mayoría de los animales silvestres en cautiverio, con diferentes grados de apoyo en las pruebas.

Ahora, los científicos sostienen que la inteligencia de los delfines puede rivalizar o incluso superar a la nuestra.

En la naturaleza, los delfines viven en evolucionadas y complejas estructuras sociales que tienen culturas únicas, una lengua y relaciones interpersonales. Nadan vastas distancias en un solo día. Tienen relaciones sexuales por placer. Juegan haciendo bromas a animales de otras especies. Se consuelan unos a otros. Como los humanos, también participan en lo que llamamos atrocidades (aunque a una escala mucho, mucho más pequeña), incluyendo el infanticidio, la violación y el canibalismo. Al igual que los seres humanos, los delfines han sido conocidos por acudir al rescate de otras especies en peligro – en este caso, nosotros.

Su principal medio de navegación es el sonido.

Obviamente, estar encerrado en lo que equivale a una bañera, bombardeados con música ruidosa y una bulliciosa multitud, privados de sus estructuras sociales tradicionales y las relaciones, y obligados a “ejecutar” acrobacias a cambio de comida, no es el espacio vital más adecuado para la criatura más inteligente del océano. Y a pesar de todo no es objeto de debate. Ahora sabemos que los delfines en cautiverio (incluyendo las orcas o “ballenas asesinas”) desarrollan síntomas similares a la neurosis. En un lapso de tiempo promedio de siete años, la mitad de todos el cautiverio mueren. Entre las causas se incluye ella neumonía, enfermedades intestinales, envenenamiento por cloro, y una variedad de enfermedades relacionadas con el estrés.

Al igual que los loros enjaulados se arrancan las plumas, los delfines en cautiverio frecuentemente golpean sus cabezas contra las paredes de los estanques donde están en cautividad.

Para los espectadores, la voluntad de patrocinar a organizaciones como Sea World se puede atribuir a la ignorancia. “La sonrisa del delfín , dice el ex entrenador de delfines Ric O’Barry, se convirtió un activista en “The Cove”: es el mayor engaño de la naturaleza “. Es muy poco probable que incluso un pequeño porcentaje de clientes de Sea World entiendan que estos queridos acróbatas acuáticos vivan en un estado de angustia profunda. Uno no puede decir lo mismo de los entrenadores “y otros profesionales.

Jason Hribal, autor del próximo libro titulo: “ Miedo en el planeta Animal: La historia oculta de la resistencia de los animales”, expone la historia inquietante de las orcas en cautiverio. Mientras que las orcas a sabiendas no atacan a los seres humanos en la naturaleza (y nunca han matado a uno de nosotros, hasta donde sabemos) a menudo lo hacen bajo nuestro “cuidado”. Los incidentes van desde las orcas saltando fuera del agua y golpeando a los seres humanos en la cabeza con sus aletas pectorales, o las orcas arrastrando violentamente a los formadores en torno a las piscinas y sumergiéndolos en agua hasta que se ahogan. La historia revela un patrón inconfundible de agresión calculada. En un artículo publicado en Counterpunch, Hribal describe un incidente con una orca en San Antonio:

La orca saltó por encima de su entrenador y en repetidas ocasiones introdujo al hombre bajo el agua. Sea World, después, trató de hacer pasar el incidente como un juego brusco, diciendo que en ningún momento estuvo el entrenador en peligro. Los testigos no se lo tragan. Como uno de ellos me explicó, “la ballena estaba entre la rampa de salida y el entrenador y, finalmente, el entrenador saltó encima de la espalda de la ballena y saltó sobre él, cosa que otro entrenador vio.” En ese momento, “la ballena se volvió, se puso en la rampa y parecía algo molesto porque el entrenador salió precipitadamente de la piscina.

Y otro:

No sabemos que orca fue la que empezó, pero las tres, Nootka, Haida, y Tilikum, por turno sumergían a la mujer, que gritaba bajo el agua. ” Subió y bajó tres veces,-continuó otro visitante. Los empleados de Sealand “casi consiguen engancharla con la barra, pero no pudieron porque las ballenas se mueven muy rápido.” Un entrenador lanzó un flotador, pero más lejos la enviaban dentro de los límites de la piscina. Tardaron dos horas en recuperar el cuerpo ahogado de la joven”.

Decenas de estos incidentes se han conocido a pesar del sumo cuidado que pone Sea World . Cientos, si no miles, es probable que se hayan producido entre bastidores. Es muy probable que éstos no sean errores durante el juego, sino expresiones de rabia reprimida. Por alguna razón, no tenemos ningún problema en pensar que un tigre pueda arremeter con ira a un Siegfried o Roy, pero ignoramos la sugerencia de que las orcas puedan hacer algo similar a los alegres amos de los esclavos de Sea World.

¿Por qué no se los traga por entero o se come una parte? Por suerte, los seres humanos nunca han estado en el menú de la orca. Su incapacidad para reaccionar con violencia frecuente y extrema es mucho más probable que sea un signo de inteligencia que la falta de ella.

La única justificación restante para lugares como Sea World, es que tienen una función educativa fundamental. Soy un buen caso de estudio por lo absurdo de esta afirmación.

Me llevaron al Acuario de Vancouver varias cuando era niño, donde tenían varias orcas en cautiverio ( belugas quedan pocas). Recuerdo que estaba estupefacto por su increíble poder, pero no recuerdo realmente apreciarlas como especie hasta que las encontré en la naturaleza o cuando las vi en algún vídeo documental (no puedo recordar cual fue el primero).

Cuando era adolescente, tuve la suerte de poder acceder de forma ocasional a la propiedad que estaba frente al mar, en la Isla Saturna en la Colombia Británica. La primera vez que me encontré con orcas salvajes me encontraba en un pequeño barco de pesca del tamaño de una bañera. Como la aleta se acercaba, mi padre apagó el motor y me dijo que recogiese el hilo de pescar. Me informó que las “ballenas asesinas” no atacan a los seres humanos. También expresó su descontento por la lejanía con que la ballena pasó de la barca. Me gustaría decir que yo parecía la imagen del valor durante este encuentro, pero la verdad es que estaba acojonado.

Es difícil comunicar la sensación de estar en un pequeño bote en medio de una docena de animales de diez toneladas con las fauces del tamaño de coches. Las orcas todo atacan a los osos polares, a los grandes tiburones blancos, a ballenas con diez veces su tamaño. Moose se han encontrado en sus estómagos. Ellos son el depredador de su entorno. Para un pequeño ser humano débil, puede ser espantoso. Vida Silvestre, de la cineasta Martha Holmes (Planeta Azul, de la BBC ) dice sobre el tema:

Dos palabras describen mi primer encuentro con las orcas en estado salvaje: absolutamente aterrador.

Sin embargo, una cosa extraña pasó aquel día, sentado en mi barquito de pesca: a medida que empezó a avanzar con gracia. mi miedo fue reemplazado por el respeto.

He visto grupos de orcas en unas 20 ocasiones diferentes. Cada incidente fue emocionante. Me encontraba tan cómodo alrededor de los animales que cuando uno nadaba cerca de mi barca, me iba a su encuentro. ¿Tonto? Probablemente. Pero nunca, ni una vez sacudió mi barco.

Ver orcas en la naturaleza le dota a uno de un profundo agradecimiento por el animal, entre otras cosas porque no le convierte en carne picada. La misma apreciación se puede extraer de un buen documental, artículo o libro. Sea World enseña la lección contraria: nos enseña que no es aceptable capturar un depredador del océano, meterle en una piscina y luego obligarle a realizar trucos estúpidos para nuestra diversión. Es degradante para ambas especies. Al final, en realidad no es muy diferente de obligar a un oso a montar en triciclo mientras lleva puesto un estúpido sombrero.


Hemos escuchado las excusas habituales a raíz de la muerte de un entrenador a manos de “Tilikum, la ballena asesina”, en Sea World. “Sólo fue jugando”, “fue un desgraciado accidente”. Relatos de testigos presenciales hablan de la orca agarrando por la cintura a los entrenadores y moviéndolos con violencia, pero que luego se convierten en cuentos de que “estaba cepillando la nariz de Tilikum”. Algunos hablan de que el pelo que se quedó atrapado entre las fauces del animal, cuando en realidad era Tilikum intentando quitar de sus mandíbulas al cuerpo inerte, cuando ya la tragedia se había cumplido.

Otras comentaristas dicen que Tilikum es una “ballena asesina en serie” (Aurora fue la tercera víctima). Llamémosla la “teoría de la manzana podrida” aplicada a la biología marina. La American Family Association instó a Sea World para que sacrificase al animal hasta la muerte, citando el Éxodo 21:28: “Cuando un toro embiste a un hombre o mujer hasta la muerte, será apedreado y su carne no se comerá, pero el propietario no es responsable.”, rechazando la idea de que el animal tuviese algún derecho.
En este punto, uno se siente tentado a sostener que Tilikum, la ballena asesina es, con toda probabilidad, más inteligente que la gente de la Asociación Americana de la Familia. Esto no lo digo en broma. El polémico anti-caza de ballenas, el activista Paul Watson (protagonista de la Guerra de las Ballenas, muy popular en Animal Planet) señala en su artículo “Porque matar a las ballenas es un asesinato”:

Una diferencia que se ha utilizado durante años para diferenciar a los humanos de los demás animales es la presencia de neuronas fusiformes en el cerebro humano. En estas células cerebrales especializadas se cree que es donde reside la emoción y los sentimientos de amor y dolor. Las células fusiformes se encuentran en las partes del cerebro humano relacionados con la organización social, la empatía, el habla y la intuición.

Sorprendentemente, un proyecto de investigación reciente ha revelado que estas células fusiformes residen en la misma zona del cerebro de las ballenas jorobadas, ballenas de aleta, orcas y cachalotes, que en el de los seres humanos. Más importante aún, ha existido en el cerebro de los cetáceos durante mucho más tiempo que en de los humanos. Aún más asombroso es que estas ballenas proporcionalmente tienen tres veces más de estas células fusiformes en su cerebro que las que tienen los seres humanos.

Todo esto, añadido al hecho de que los cerebros de ballenas son más grandes, con cuatro lóbulos en comparación con los tres, y tienen más circunvoluciones en el neocórtex que los seres humanos, estamos describiendo una criatura sensible que tiene emociones, capacidades de pensamiento, libre conciencia, y es capaz de tener intenso sufrimiento y dolor.

“Su potencial para la función cerebral de alto nivel ya se demostró claramente en el plano del comportamiento, se confirma por la existencia de tipos neuronales que se creía exclusiva de los humanos y nuestros parientes más cercanos.

[El Profesor] Hof añadió: “Los delfines se comunican a través de repertorios de canciones, reconocen sus propias canciones, y crean otras nuevas. También forman coaliciones para planear estrategias de caza, para enseñar a estos individuos más jóvenes, y se han desarrollado redes sociales similares a las de los monos y los seres humanos. “

En una proyección de The Cove, un escritor de Japan times dijo : “Si la matanza de delfines está prohibida, ¿por qué no las matanzas de vacas y cerdos no se prohiben también?”

La analogía no es particularmente útil. Los delfines y las ballenas son animales salvajes, y son muy pocos los japoneses que los comen o se dan cuenta de hechos como la masacre anual en Taiji. Una mejor comparación sería preguntar: “¿Cuál es la diferencia entre comer un chimpancé o un gorila y comer una ballena o un delfín?” O: “¿Cuál es la diferencia entre comer un león o un oso pardo y comer una ballena o un delfín?”

Debido a que los delfines y las ballenas (y tiburones) son los depredadores de su entorno, son de vital importancia para mantener el equilibrio de los ecosistemas del océano. También tardan mucho más tiempo en volver a aumentar su población cuando se están en peligro de extinción. La salud de estos animales es vital para la salud de los océanos – y la salud humana – en su conjunto. Incluso en ausencia de consideraciones éticas de su masacre no sólo es cruel y gratuita, sino temeraria hasta el extremo.

Al matar a estos animales se juega con fuego. Por mucho que nos guste pensar que tenemos la naturaleza más o menos controlada, la verdad es que no sabemos casi nada acerca de nuestro propio entorno, y mucho menos del mar. Apenas pasa un día en el que no se presenten algunos nuevos retos , que superan los supuestos anteriores o nos dejan perplejos. […]

Un grupo de científicos afirmó recientemente que el delfín es tan inteligente que se debe calificar como una persona “no humana”.

Los investigadores sostienen que su trabajo demuestra que es moralmente inaceptable llevar a los animales inteligentes a los parques de diversiones o emplearlos para la alimentación o la pesca. Cerca de 300.000 ballenas, delfines y marsopas mueren de esta manera cada año.

Hay muchos supuestos en juego, el más evidente es la idea de que el hombre define la “inteligencia” y debe ser el factor decisivo en la forma de tratar a los demás animales.


Los fundamentalistas religiosos, entre otros, no están, obviamente, muy entusiasmados con la perspectiva de conceder a los delfines el estatuto de persona . Sólo los seres humanos tienen alma, como dice la teoría, y defender lo contrario es una blasfemia. De hecho, es una restricción a la “libertad” humana.

El reduccionismo de delfines = cualquier otro animal es importante en este sentido. Se mantiene nuestra posición en el trono especial de Dios y mantiene la naturaleza en su lugar – bajo nuestra bota colectiva.

Para ser justos con los cristianos de derecha y los liberales, no es difícil encontrar sentimientos misántropos entre algunos ambientalistas. A menudo, estos comentarios provienen de personas muy ricas que, sin duda, salvarían antes la vida de una ballena en peligro de extinción que la vida de personas en situación de extrema pobreza. El . Príncipe Felipe expresó su deseo de regresar a la tierra como un “virus mortal” a fin de reducir la población humana. Henry Kissinger dijo una vez: “La despoblación debería ser la máxima prioridad de la política exterior de EE.UU. hacia el Tercer Mundo.”, Argumentó el Dr. Eric R. Pianka en un discurso en la Academia de Ciencias de Texas: “Somos más que las bacterias”, y dijo que la población humana debe ser reducida en un 90%.

Extrañamente se olvidan los defensores de esta postura, según recoge la obra de Frances Moore Lappe. Desacreditando a Malthus con una venganza ” que : las estructuras antidemocráticas de poder crean y perpetúan las condiciones de mantenimiento de altas tasas de fecundidad” y que “los niños son la fuente de poder de los pobres”:

En suma, la evidencia histórica sugiere de modo convincente que cuando los individuos y las familias están incrementando su poder debido a que sus derechos están protegidos – en particular los derechos a la educación, la atención médica, incluyendo la anticoncepción, seguridad en la vejez, y el acceso a los recursos que producen ingresos – que ya no tienen que depender sólo de sus propias familias para sobrevivir.
[…]

De
hecho muchos ecologistas vinculan las estructuras jerárquicas, socio-económicos anti-democrática con el saqueo de la Madre Tierra, que es tal vez el único y mayor obstáculo para lograr la sostenibilidad real. Es mucho más fácil recomendar cambios de estilo de vida (reducir al mínimo su consumo de carne, usar menos papel higiénico, reciclar) que recomendar una reestructuración radical de nuestros sistemas políticos y económicos. El problema es que con la limitación de nuestra crítica al estilo de vida, el sistema sigue subsistiendo sin darnos cuenta. El crecimiento sin fin es la característica definitoria de nuestra economía moderna, y el crecimiento sin fin es un hechizo que condena al suicidio.

En su defensa del socialismo libertario o “democracia participativa”, Noam Chomsky habla de manera convincente sobre la relación entre la jerarquía institucional y la destrucción del medio ambiente:

La realidad es que bajo las condiciones del capitalismo – lo que significa la maximización de beneficios a corto plazo – está en última instancia destruyendo el medio ambiente: la única pregunta es hasta cuándo. Ahora, por mucho tiempo, ha sido imposible pretender que el medio ambiente sea una fuente infinita y un receptor de infinito. Tampoco es cierto, obviamente, y ahora estamos acercándonos al punto donde usted no puede seguir jugando al mismo juego mucho tiempo más. Puede que no sea tardando mucho. Bueno, solucionar este problema va a requerir cambios sociales a gran escala de una especie casi inimaginable. Por un lado, va a requerir sin duda la planificación social a gran escala, y eso significa que la planificación social participativa, si va a ser en todos los sentidos. También va a requerir un reconocimiento general entre los seres humanos que un sistema económico impulsado por la avaricia va a autodestruirse – es sólo una cuestión de tiempo antes de hacer el planeta inhabitable.

[…]

http://dissidentvoice.org/2010/04/symbiotic-liberation-2/

Anuncios