El peligro del enterramiento de los residuos radiactivos

Las opciones para enterrar los residuos radiactivos en Alemania y la ampliación de la vida de los reactores nucleares se ha considerado inconstitucional. Aprendamos del ejemplo alemán, renunciando a nuevos vertederos nucleares y abandonando la energía nuclear.

La antigua mina de sal de Asse, en el norte de Alemania, que albergaba desde hace más de 40 años residuos nucleares de baja y media intensidad son el centro de un escándalo ignorado en otros países. Desde que se colocaron los primeros residuos, un modelo de centro de investigación, presentado como perfectamente sellado, ya se producían infiltraciones de agua, que actualmente son de no menos de 12 m3 diarios que penetran en la cavidad de la mina, produciéndose hundimientos, con las galerías debilitadas amenazan con hundirse sobre los residuos y la salmuera en la que están inmersos, con el peligro de contaminar las capas freáticas y los suelos de una región entera.

Téngase en cuenta que hay 28 kg de plutonio (10 microgramos pueden matar a un ser humano) entre los residuos de baja y media intensidad… La catástrofe puede ser inminente, una hipoteca para las generaciones futuras.

Dado el estado de abandono durante años, denunciado por la población local, el Ministro de Medio Ambiente y Seguridad Nuclear, Norbert Röttgen ( CDU), recomienda como una solución provisional el retirar de la vieja mina los 126.000 barriles, pero de los cuales se ignora su estado de corrosión. Serán necesarios al menos 10 años para completar esta operación, cuyo costo se estima en 3,7 millones de euros. Asociaciones piden que se tomen medidas inmediatamente, de todas, las menos malas. Sin embargo, subrayan que el problema de los residuos no será todavía resuelto y seguirán denunciando su gestión irresponsable.

Ante este callejón sin salida, ¿cómo podemos defender la ampliación de la vida útil de los reactores nucleares y producir todavía más residuos radiactivos? Un número creciente de políticos alemanes creen que esta opción de ampliación de la vida de las centrales es inconstitucional. Norbert Rötgen reiteró la necesidad de sustituir lo más rápidamente posible (2020) las centrales nucleares por energías renovables. Esta declaración incluso ha tenido eco en las filas de la CDU, que sin embargo dicen que para decidir la ampliación de su vida útil todavía quedan unos meses.

Asse libre de los residuos nucleares

La Asociación “Sortir du nucléaire” hace un llamamiento a las autoridades para que aprendan de la experiencia alemana, para evitar situaciones parecidas cuando todavía hay tiempo:

  • Clausurar el almacén de Bure, previsto para enterrar residuos radiactivos con el fin de evitar una contaminación incontrolable e irreversible.
  • Cancelar el plan de construcción del vertedero de residuos, que debiera ser ubicado en el este de Francia.
  • Y lo más importante, detener la producción de nuevos residuos parando la construcción de nuevos reactores y abandonando de forma progresiva la energía nuclear.Charlotte MIJEON
    22/02/2010

http://www.votre-sante.com/suite.php?dateedit=1266864828

Anuncios