Murió Howard Zinn, el autor de “La otra historia de los Estados Unidos” a la edad de 87 años

Howard Zinn, escritor, profesor y activista política, cuyo obra “La otra historia de los Estados Unidos” tuvo un gran éxito, con un millón de ejemplares vendidos, uno de los favoritos de Bruce Springteen y Ben Affleck, murió el miércoles a los 87 años de edad de un ataque cardíaco en Santa Mónica, California.

El libro, publicado en el año 1980 con muy escasa promoción y con una edición de 5000 ejemplares, “La otra historia de los Estados Unidos” fue rápidamente un éxito gracias al conocimiento que tuvo la gente por el boca a boca, alcanzando un millón de ejemplares vendidos en 2003. Aunque es un libro pensado para el público en general, se utiliza en las escuelas secundarias y en las universidades de todo el país.

Noam Chomsky dijo que tuvo sobre él una influencia poderosa y benigna, un amigo muy cercano a Zinn. “Su trabajo histórico cambió la forma de pensar de miles de personas y su posición frente a los acontecimientos del pasado”.

Zinn hablaba abiertamente en el libro del genocidio cometido por Cristobal Colón y otros exploradores, habla del periodo desde Andrew Jackson a Franklin D. Roosevelt, descabezando mitos, de los trabajadores, de las feministas y de los que se opusieron a la guerra de Vietnam.

Incluso para los historiadores liberales el libro les resulta incómodo. Arthur M. Schlesinger Jr dijo: “ Zinn me considera un peligroso reaccionario. Pero es que no es un historiador, sino un polemista”.

En una entrevista para The Associated Press, Zinn reconoció que no estaba tratando de escribir una historia objetiva, ni completa, sino que su obra respondía a una respuesta a las obras tradicionales, el primer capítulo de otro tipo de historia. “ No hay ninguna historia que sea completa, toda ella es incompleta”, dijo Zinn. “Mi idea es que los puntos de vista ortodoxos ya se han repetido miles de veces”.

“Él me enseño lo valioso de la disidencia, de cuán necesaria es para la democracia y para Norteamérica”, dijo Affleck. “Me enseñó una historia hecha para el pueblo, no para las elites. Tuvo la suerte de conocerle personalmente y siempre llevo conmigo lo que he aprendido de él, que transmitiré a mis hijos.”

Oliver Stone era un fanático suyo, así como Spreinsteen, cuyo sombrío “Nebraska” está inspirado en parte en “La historia de un pueblo”. El libro fue la base para un documental del año 2007, “Profit Motive and the Whispering Wind”, e incluso apareció en la serie “The Sopranos”, de la mano del hijo de Tony, Aj.

Howard Zinn nació en Nueva York en 1922, era hijo de inmigrantes judíos y residió en una zona de Brooklyn que parecía sacada de una novela de Dickens. A los 17 años de edad se une a los comunistas jóvenes de su barrio, asistiendo a reuniones políticas en Times Square. “De repente oí el sonido de las sirenas, miro alrededor y veo policías a caballo golpeando a la gente. En ese momento desperté”, dijo a la Associated Press. “Me golpearon, me di la vuelta y quedé inconsciente. Me desperté poco después en un portal, con Times Square en silencio, misterioso, en un ambiente de ensueño, como si nada hubiera ocurrido. Yo estaba totalmente indignado… Fue una lección muy provechosa para mí.”

Con la guerra acabo su periodo de formación. Estaba deseando acabar con los nazis, se unió al Ejército del Aire en 1943. Realizó misiones en toda Europa, recibiendo la medalla al mérito, pero enseguida se cuestionó qué significaba aquello. De vuelta a casa, juntó sus medallas y documentos, los puso en una carpeta y escribió en la parte superior “Nunca más”.

Estudió en la Universidad de Nueva York y la Universidad de Columbia, donde recibió el doctorado en historia. En 1956, se le concede una plaza en el departamento de Ciencias Sociales en el Spelman College, un colegio para mujeres negras, donde todavía se practicaba la segregación, en el Atlanta de entonces.

Durante el movimiento en defensa de los derechos civiles, Zinn animó a los estudiantes a solicitar libros en las bibliotecas públicas que practicaban la segregación y a sentarse en las cafeterías de la ciudad. Zinn publicó entonces varios artículos atacando a la administración Kennedy, por ser demasiado lenta en acabar con las diferencias por el color de la piel.

Fue muy querido por los estudiantes, por ejemplo, el joven Alice Walker, que más tarde escribiría “El color púrpura”, pero nada por los representantes de la administración. En 1963, Spelman lo despide por insubordinación, aunque detrás de esta acusión estaba la crítica que Zinn no dejó de hacer al colegio por su dejadez en defensa de los derechos civiles. Sus años en la Unviversidad de Boston estuvieron mascados por su oposición a la guerra de Vietnam y por su enfrentamiento con el director del centro, John Silber.

Se retiró en 1988, un día en el que había piquetes de estudiantes apoyando la huelga de enfermeras. Con los años, continuó dando claros en las escuelas, apareciendo en mítines y estando en primera línea de los piquetes.

“Lo que más contentaba a Howard era la satisfacción de que sus contribuciones tenían una elevada resonancia y reconocimiento”, dijo Chomsky, “ y tales eran sus invitaciones a dar conferencias que no había días suficientes para satisfacer tal demanda.”

Además de “Una historia del pueblo”, Zinn escribió otros libros, como “La mísitica del Sur”, “Guardia en el Congreso” y un libro de memorias. “Uno no puede ser neutral en un tren en movimiento”, era el título del documental de 2004 acerca de Zinn. También escribió tres obras de teatro.

Uno de sus últimos escritos fue un ensayo, publicado recientemente en The Nation, en el que habla del primer año de la administración Obama. “He estado buscando algo que le haga destacar”, escribió, añadiendo que no estaba decepcionado porque de él no esperaba mucho.

Uno de los últimos escritos de Zinn público es un breve ensayo, publicado la semana pasada en La Nación, sobre el primer año de la administración de Obama. “Creo que la gente queda deslumbrada por la retórica de Obama, y la gente debiera de entender que Obama es un presidente mediocre, lo que significa en nuestro tiempo peligroso, a menos que un fuerte movimiento nacional le empuje en otra dirección.”

La esposa de Howard Zinn, Roslyn, colaboradora suya, murió en 2008. Tuvieron dos hijos, Myla y Jeff.

___
Associated Press. El escritor Rodrique Ngowi ha contribuido a la elaboración de este informe.

http://www.huffingtonpost.com

http://www.internationalnews.fr/article-mourning-pr-howard-zinn–43802666.html

Anuncios

1 Comment

Los comentarios están cerrados.