Zapatero, dispuesto a “modificar la posición” sobre la energía atómica

Industria pedirá este mes pueblos candidatos a albergar el almacén radiactivo

RAFAEL MÉNDEZ – Madrid – 03/12/2009, El País

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reiteró su oferta de pacto en energía con el PP e incluso ofreció la posibilidad de modificar sus posiciones respecto a la energía nuclear. Hasta ahora, Zapatero se había mostrado inamovible en que las plantas debían cerrar al cumplir los 40 años para los que fueron inicialmente diseñadas.

La Ley de Economía Sostenible aprovecha para establecer con rango legal en 40 años la vida útil de las centrales nucleares, aunque admite la posibilidad de “renovación extraordinaria” si se lo somete a una evaluación ambiental, algo que ahora no ocurre. En realidad, la norma sólo supone ampliar los requisitos para renovar la vida de las centrales pero no lo impide. El Ejecutivo decidió en julio cerrar la nuclear de Garoña en 2013, cuando tendrá 42 años de vida. El PP ha anunciado que, si llega al Gobierno, revocará la decisión.

Chernobil: radiación y soledad

“La posición del Gobierno está abierta al diálogo y a modificar sus posiciones”, aseguró Zapatero, aunque añadió que es “bastante razonable” establecer en 40 años la vida útil de las centrales nucleares. El presidente del Gobierno reiteró que, en todo caso, en el horizonte del Ejecutivo ni “hay ni habrá” interés en promover nuevas centrales nucleares.

Censura en Internet; símbolos religiosos: no está en la agenda; flexibilidad laboral; repensar Garoña y lo nuclear...¡qué más nos quedará por ver!

El cambio de discurso de Zapatero viene acompañado por otros. El Gobierno ha cambiado su planificación energética a largo plazo para eludir el debate nuclear. Durante años anunció una planificación energética hasta 2030, pero la Ley de Economía Sostenible cita ahora que la planificación será a 2020. El cambio es muy relevante porque antes de 2020 no hay ninguna central que cumplirá 40 años. La nuclear de Almaraz (Cáceres) cumple las cuatro décadas de funcionamiento en 2021. Así, en esa planificación no debe incluir el cierre de ninguna central ni su prórroga, elude el debate atómico y facilita el pacto. Aunque Zapatero siempre ha defendido el cierre a los 40 años, los expertos convocados por Industria han concluido que sería casi imposible clausurar las centrales en ese plazo.

A la oferta de pacto, Rajoy respondió con la misma condición previa que ha puesto desde septiembre para el acuerdo: que se reconsidere el cierre de la central de Garoña (Burgos). El líder del PP reprochó a Zapatero que “abra el diálogo” sobre el futuro de la energía y “cierre Garoña”.

La estrategia que acompaña la ley incluye otras medidas de calado. En ella, el Gobierno se da de plazo hasta final de año para “aprobar el procedimiento para la construcción de un Almacén Temporal Centralizado” de residuos radiactivos. El Gobierno se compromete así a cumplir un mandato parlamentario de 2004 para ubicar en un solo lugar los residuos nucleares, activos durante miles de años.

Anuncios
Categorías: